Arriba
 

CONFERENCIAS

Conferencias

HUMANIZACIÓN DEL CUIDADO DE LA SALUD

 

Ángela Lopera de Peña
Presidente TNEE
23 de marzo de 2018

https://drive.google.com/file/d/13IpZNSa_FFV1LIoLaqxH9nuyC29UkE53/view?usp=sharing

RETOS DE LA ENFERMERÍA PARA LA FORMACIÓN ÉTICA DE SUS PROFESIONALES

Ángela Lopera de Peña
Presidente TNEE
21 de marzo de 2018

https://drive.google.com/file/d/1_QbOP0nw_E6PGnEIX8D3O0giQI9Nu-Ek/view?usp=sharing

COLEGAJE EN ENFERMERÍA

 

Ángela Lopera de Peña
Presidente TNEE
13 de marzo de 2018

https://drive.google.com/file/d/1z0Mgxk-hD_rhrhZ1DvER8S0NkdSYzLRk/view?usp=sharing

ANÁLISIS ÉTICO DE DOS PROCESOS DEONTOLÓGICO DISCIPLINARIOS

Ángela Lopera de Peña

Presidente TNEE

13 de marzo de 2018 

 

https://drive.google.com/file/d/13APeyshaJY8-wG1l2YKfD1PEoxTi-G5J/view?usp=sharing

LAS ENFERMERAS IMPULSAN EL ACCESO DE LA POBLACIÓN A UN NUEVO SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL INTEGRAL

XIX CONGRESO NACIONAL DE ENFERMERÍA – ASOCIACIÓN NACIONAL DE ENFERMERAS DE COLOMBIA – ANEC – SECCIONAL BOYACÁ

Paipa – Boyacá del 12 al 15 de octubre de 2011

LAS ENFERMERAS IMPULSAN EL ACCESO DE LA POBLACIÓN A UN NUEVO SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL INTEGRAL

Sonia Echeverri Serrano
Presidenta del Tribunal Nacional Ético de Enfermería

PANEL: Principales realizaciones desarrolladas por las organizaciones nacionales de Enfermería para impulsar la construcción de un Sistema de Seguridad Social Universal para toda la población.

Un especial agradecimiento a la Junta Directiva Nacional de la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia- ANEC- Seccional Boyacá, en especial a su presidenta Esperanza Morales Correa, por la invitación a participar en el XIX Congreso Nacional de Enfermería y permitirme compartir con ustedes las realizaciones desarrolladas por el Tribunal Nacional Ético de Enfermería –TNEE-, organismo que presido desde hace poco más de un año.

Mi participación la abordaré desde tres perspectivas: histórica, actual y futura. La perspectiva histórica, origen, definiciones y funciones, así como su competencia, permitirá entender la participación de los tribunales éticos de enfermería, nacional y departamentales, en pronunciamientos relacionados con el quehacer del profesional en enfermería, en la generación de políticas de estado y en la construcción de un Sistema de Seguridad Social.

PERSPECTIVA HISTÓRICA

La Ley 266 de 1996

La Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia -ANEC- logró la reglamentación de la profesión de Enfermería en Colombia mediante la Ley No. 266 el 25 de enero de 1996, de especial significado no solo para la profesión de enfermería sino para la población colombiana, toda vez que regula el marco legal  del ejercicio profesional, se promueve el desarrollo profesional de enfermería y por ende se vela por la salud del pueblo colombiano.

La Ley 266 de 1996, define: “La Enfermería es una profesión liberal y una disciplina de carácter social, cuyos sujetos de atención son la persona, la familia y la comunidad, con sus características socioculturales, sus necesidades y derechos, así como el ambiente físico y social que influye en la salud y en el bienestar.” Determina que “el propósito general del ejercicio de la profesión de enfermería es promover la salud, prevenir la enfermedad, intervenir en el tratamiento, rehabilitación y recuperación de la salud, aliviar el dolor, proporcionar medidas de bienestar y contribuir a una vida digna de la persona.”

Define en el Artículo 2 los principios generales, consagrados en la Carta Magna, como principios orientadores del Sistema de Salud y Seguridad Social, y contempla también la integralidad, la individualidad, la dialogicidad, la calidad, la  continuidad y la oportunidad  como  principios específicos que orientan  el proceso del cuidado de enfermería. En su parágrafo, determina que la práctica de enfermería se fundamenta en general en los principios éticos y morales y en el respeto de los derechos humanos, cuya finalidad es el respeto a la dignidad del ser humano.

El Tribunal Nacional Ético de Enfermería

La Ley 266 de 1996, Capítulo IV, artículo 10, crea “el Tribunal Nacional Ético de Enfermería -TNEE- con autoridad para conocer de los procesos disciplinarios, ético – profesionales que se presenten en la práctica de quienes ejercen la enfermería en Colombia.”

“Para el cumplimiento de las anteriores competencias y para el establecimiento de sus funciones específicas el TNEE tomará como referencia lo establecido en el Código de Ética de Enfermería, en el ordenamiento legal que se establece con la presente Ley y sus reglamentaciones, en concordancia con las normas  Constitucionales y legales sobre la materia.”

La ley de enfermería asigna al TNEE las siguientes funciones:

  1.     Adoptar el Código de Ética de Enfermería (función que fue derogada por el artículo 74 de la ley 911de 2004).
  2.     Abrir las investigaciones de oficio o solicitadas por las personas naturales o jurídicas, debido a faltas en el ejercicio de enfermería. Las pruebas recaudadas y los resultados de las investigaciones adelantadas por este Tribunal, tendrán el valor probatorio asignado por la Ley, ante las autoridades competentes.
  3.     Seleccionar peritos idóneos para realizar las investigaciones de los casos relacionados con las faltas en la práctica de enfermería establecer las categorías de sanciones y criterios para su aplicación.
  4.     Establecer el procedimiento para que las personas naturales y jurídicas eleven sus quejas y solicitudes de investigación y sanción.
  5.     Establecer las categorías de sanciones y criterios para su aplicación.
  6.     Notificar al Ministerio de Salud, a las entidades formadoras del personal de enfermería y a las asociaciones de profesionales de enfermería las faltas de mayor ocurrencia en el ejercicio de la práctica, a fin de que se adopten medidas preventivas o correctivas que aseguren la calidad de la misma.
  7.     Establecer los procedimientos, recursos y fallos necesarios para la investigación y el juzgamiento.
  8.     Mantener coordinación con los Tribunales de Ética de las profesiones de salud y afines.
  9.     Crear y reglamentar la creación de los Tribunales de Ética de Enfermería Departamentales, y darse su propio reglamento y organización.
  10.     Presentar al Ministerio de Salud y los entes territoriales, el presupuesto anual para el funcionamiento de los Tribunales de Ética de Enfermería Nacional y Departamentales.
  11.     Darse su propio reglamento y organización.

Qué es un tribunal ético de enfermería

En este contexto y con el fin de entender su competencia es importante definir el Tribunal Ético de Enfermería

Del latín tribūnal, es un lugar destinado a los jueces para administrar justicia y dictar sentencias. Es un tribunal colegiado porque resuelve con pluralidad de jueces, cuyos miembros (magistrados) siendo particulares simplemente cumplen funciones públicas cuando ejercen las competencias señaladas a sus cargos. Aunque no es un organismo del Estado, es una entidad sui generis, toda vez que  es privada, maneja dineros públicos, y sus funcionarios son particulares en ejercicio de una función pública. La presidenta, quien es elegida en sala plena por los miembros del TNEE, es la representante legal y la ordenadora del gasto.

Es un tribunal especial en la medida en que está establecido por ley (ley 266 de 1996) para juzgar determinadas personas (profesionales en Enfermería), para resolver ciertas materias o ciertos asuntos (responsabilidad deontológica), con exclusión de otros que, por circunstancias particulares gozan de este privilegio (juzgados por pares).

En el ejercicio de su función (investigación deontológica-disciplinaria), los tribunales departamentales se constituyen en primera instancia, mientras el tribunal nacional lo es en segunda instancia o en tribunal de apelación.

Respecto a la constitución legal de los Tribunales Éticos de Enfermería, escribió Nelly Garzón, primera presidenta del TNEE: “es un reconocimiento social de la capacidad de autorregulación de la profesión de enfermería, que ha logrado demostrar tanto con su crecimiento científico y tecnológico, como con su compromiso con la sociedad que sirve. Se hace pública evidencia que la profesión de Enfermería ha alcanzado un alto grado de madurez y responsabilidad profesional, para actuar con autonomía primero en la formulación y adopción de su propio código de ética, que prescribe los mínimos éticos que debe mostrar el profesional en su desempeño y segundo para ser capaz de salvaguardar la práctica profesional de enfermería con alto grado de idoneidad entre todos sus profesionales, asegurando que cada uno de ellos apliquen los mínimos éticos, que consigna en el código de ética profesional, sin ninguna forma de coerción, sino en conciencia.”

Específicamente los tribunales éticos de enfermería fueron creados con los siguientes propósitos:

  •     Promover el ejercicio profesional dentro de fundamentos de calidad humana y ética, sustentados en el conocimiento teórico, científico y tecnológico de la enfermería.
  •     Apoyar el ejercicio responsable de la enfermería dentro del más estricto respeto a la dignidad del ser humano y el valor de la vida.
  •     Motivar en los profesionales de enfermería los más altos intereses éticos, sociales y constitucionales esenciales para preservar la vida, la salud y bienestar de las personas y la comunidad.
  •     Contribuir a mantener y proyectar la verdadera imagen de la profesión de enfermería acorde con su función social.

Se determinaron a su vez diferentes campos de acción, en el educativo le corresponde orientar a los profesionales de enfermería sobre los principios y las normas que rigen el ejercicio idóneo profesional; promover el estudio de la ética, bioética y legislación en enfermería; crear jurisprudencia con los casos más frecuentes de conductas que riñen con la ética y la deontología de enfermería. En el investigativo le compete conocer los procesos disciplinarios éticos-profesionales que se presenten en la práctica de quienes ejercen la enfermería en Colombia; realizar estudios sobre aspectos de ética y bioética que fortalezcan la práctica de enfermería. Mientras que en el preventivo, su objetivo primordial es motivar la práctica de enfermería responsable, con calidad ética, científico-técnica humanizada y libre de riesgos.

La Ley 911 de 2004

Después de ocho años de intenso trabajo, de grandes discusiones, debates y aportes de un gran número de profesionales de enfermería de servicio, docencia, investigación, organizaciones de enfermería, como Acofaen, ANEC, el Consejo Técnico Nacional, el TNEE liderado por la enfermera Nelly Garzón y la enfermera abogada Eugenia Santamaría, y con el apoyo de algunos senadores, el 6 de octubre de 2004, el Diario Oficial de la República de Colombia publicó la Ley 911, “por la cual se dictan disposiciones en materia de responsabilidad deontológica para el ejercicio de la profesión de Enfermería en Colombia; se establece el régimen disciplinario correspondiente y se dictan otras disposiciones.”

¿Por qué la Ley 911 de 2004?

Parte de la discusión y el debate dados en su momento giraron en torno a la necesidad de convertir el Código de Ética Profesional en Ley, con el argumento de que: “El Código de Ética Profesional no requiere tener el carácter de ley para el ejercicio de la profesión.” Sin embargo, el Código de Ética requiere ser ley de la República para el funcionamiento de los tribunales de ética, según dispone la Constitución Política de Colombia (1991) artículo 150, numeral 2 y la jurisprudencia sobre el tema.

PERSPECTIVA ACTUAL

Con la carta de navegación definida por las leyes 266 de 1996 y 911 de 2004, el TNEE ha enfocado sus acciones en el cumplimiento a cabalidad de sus competencias; es así como se han ido creando los tribunales departamentales, por regiones, de suerte que al momento están funcionando los tribunales de: Bogotá, D.C., Cundinamarca, Boyacá, Meta, Casanare y Amazonas; Magdalena, Guajira, Atlántico y distritos de Santa Marta y Barranquilla; Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Putumayo; Caldas, Risaralda y Quindío; Santander, Norte de Santander y Arauca. Pendiente: Antioquia, Córdoba, Chocó, San Andrés; Bolívar, Cesar, Sucre y el distrito de Cartagena y Huila, Tolima y Caquetá.

La mayor dificultad que han tenido que enfrentar tanto los tribunales departamentales como el nacional tiene que ver con la financiación y la obtención de recursos económicos por parte del Ministerio de la Protección Social, gobernaciones y alcaldías. Sin embargo, y a pesar de algunas adiciones, el presupuesto exiguo que recibe el TNEE ha impedido que se haga una mejor labor de acompañamiento a los tribunales departamentales. Esperamos que la expedición de la Ley 1446 de 2011 que modifica los Artículos 42.18 y 43.1.8 de la Ley 715 de 2001 proporcione una solución, sino definitiva por lo menos implique un desgaste menor tanto para el TNEE como para los departamentales en la consecución de recursos.

Otra dificultad tiene que ver con la inexperiencia y la poca trayectoria de los tribunales éticos de enfermería que implican un proceso de aprendizaje que en determinado momento puede limitar un funcionamiento más fluido y eficiente que se logrará con el tiempo. Si bien es cierto que se consulta a tribunales homólogos, es importante tener en cuenta que el quehacer del profesional de enfermería es diferente.

El número de quejas y procesos que se conocen en primera instancia y segunda instancia limitan de alguna manera una mayor socialización de la responsabilidad deontológica del profesional en Enfermería, el acompañamiento en foros de discusión y una participación activa, desde la ética, en las políticas de Estado. Esto último se ha tratado de solventar a través de reuniones programáticas y de pensamiento de los presidentes de los cuatro organismos que regulan la Enfermería en Colombia.

Por último, la mirada al ejercicio profesional desde los tribunales, encuentra pésimas condiciones de vinculación laboral, las cuales vulneran el derecho al trabajo y a una vida  digna;  deficiencia de recursos, medicamentos y elementos para un cuidado de enfermería seguro y con calidad; deficiente formación académica como también la dificultad para acceder a educación continua y a programas de inducción institucionales; así como los problemas resultantes de la delegación de funciones. En consecuencia, el quehacer del profesional en enfermería puede resultar de pobre calidad, poner en riesgo la salud del sujeto de cuidado e involucrarla en procesos deontológicos y legales, muestra de ello es el alto número de quejas que han llegado a los tribunales desde  su puesta en marcha. Afortunadamente la Ley 911 de 2004, a todas luces garantista, interpreta estas situaciones como atenuantes.

PERSPECTIVA FUTURA

Punto de convergencia entre organizaciones para impulsar la construcción de un Sistema de Seguridad Social Universal – SSSU – para toda la población.

El derecho a la Salud y a la Seguridad Social, al que se dio el carácter de fundamental de acuerdo con la sentencia  de la Corte Constitucional T 760 del 31 de julio de  2008, M.P. Manuel José Cepeda Espinosa, en ésta se hace referencia a que el sistema de salud en el país aún no se ajusta al principio de universalidad contemplado en el Artículo 48 de la Constitución, y afirma que la iniciativa legislativa de  la ley 100 de 1993 señala que la principal carencia del sistema de salud es la falta de universalidad y propone la obligatoriedad de la afiliación al Sistema de Seguridad Social y ampliar la cobertura de afiliación a la familia.

En el mismo sentido se profirió la Ley 1122 de 2007, la cual fijó un nuevo plazo  de tres (3) años para lograr la cobertura universal de aseguramiento. La sentencia en mención ordena al Ministerio de la Protección Social adoptar las medidas necesarias para asegurar la cobertura universal sostenible del Sistema de Seguridad Social en Salud antes de la fecha fijada por el legislador y señala que deberá informar cada seis (6) meses a la Corte Constitucional y la Defensoría del Pueblo sobre los avances parciales que se obtengan en el proceso de cumplimiento de esa meta.

Recordemos que un Sistema de Seguridad Social Universal es una política de Estado y como tal las organizaciones de enfermería desde su competencia deberán acompañar y asesorar al Ministerio de la Protección Social y al  Legislativo no sólo en su desarrollo y promulgación, sino también en el monitoreo del cumplimiento de las órdenes dadas por las altas Cortes.

En consecuencia, la participación del TNEE, como una de las cuatro organizaciones que lidera la Enfermería en Colombia, y sin perder de vista su competencia y campos de acción definidos por las leyes 266 de 1996 y 911 de 2004 y la Constitución Nacional, en la construcción de un SSSU, se deberá basar en:

  1.     Aportar el conocimiento, producto de la investigación, de la relación causa – efecto de las fallas contra la ética y el cuidado.
  2.     Promover la calidad de la atención de enfermería como imperativo ético, teniendo en cuenta que la excelencia científica, combinación de ciencia y técnica, no es un fin en sí misma, es sólo un medio, el componente físico, la expresión tangible del cuidado de enfermería. En tanto que la dimensión moral del ejercicio profesional es la que enaltece y favorece la autorrealización de la enfermera, de su proyecto de vida, de la ratificación de la coherencia que debería existir entre el Yo, individuo profesional, y mi finalidad como ser profesional, mi afirmación como sujeto profesional.
  3.     Promover la humanización del cuidado a través de la socialización de la Ley 911 de 2004, siendo conscientes de que nunca el derecho podrá suplantar o sustituir a la ética. Nunca una ley podrá hacernos mejores, mientras que la conciencia moral y la responsabilidad social sí.

CONCLUSIONES

Los tribunales de ética de enfermería en Colombia son relativamente jóvenes lo cual implica que parte de su actuar lo inviertan en reforzar y regular su funcionamiento, y hacerse visibles frente a la sociedad civil y entes gubernamentales con el fin de tener un desempeño ético y de calidad, para garantizar tanto a la comunidad en general como a la de profesionales en enfermería, una actuación impecable, justa, imparcial, equitativa y oportuna en la que se respete el debido proceso. Deben cumplir en forma clara las competencias y funciones definidas por ley.

Las realizaciones del TNEE en este punto de convergencia, deberán girar en torno a la humanización del cuidado, a la protección del sujeto de cuidado, sin perder de vista al profesional de enfermería, actor especialmente vulnerable en un Sistema de Seguridad Social economicista, mercantilista donde impera el enriquecimiento de unos pocos.

BIBLIOGRAFÍA

Ley 266 de 1996. República de Colombia.

García Cardona G. La noción de profesión, su ser y su sentido: referentes éticos morales. En: Problemas de ética aplicada. Colección Bios y Ethos 4. Bogotá: Ediciones El Bosque. 1997. p. 99-102.

Código de ética de Enfermería. Guía para el ejercicio profesional. ACOFAEN, 1998. Disponible en: www.acofaen.org.co. Consultado: septiembre de 2011.

Página de Ética No. 1 y 2. Tribunal Nacional Ético de Enfermería. Disponible en: www.trienfer.org.co. Consultado: septiembre de 2011.

Ley 911 de 2004. República de Colombia.

Echeverri de Pimiento S. La humanización del cuidado a la luz de la Ley 911 de 2004. Actual. Enferm. 2007;10(3):5-7.

Cortes de Téllez R, Ramírez R AL, Restrepo MdelP, Vargas G C. Declaración del Consejo Técnico Nacional de Enfermería “sobre el deterioro de las condiciones laborales del profesional de enfermería en Colombia”. Mayo 20 de 2010. Actual. Enferm. 2010;13(3):28-35.

 

Descargar presentación (PDF, 1.7 MB)

LEY 911 DE 2004

 LEY 911 DE 2004.  «Por la cual se dictan disposiciones en materia de responsabilidad deontológica para el ejercicio de la profesión de enfermería en Colombia; se establece el regimen disciplinario correspondiente y se dictan otras disposiciones»

Ver presentación aqui.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.